El cambio climático y su incidencia en el campo de la pesca y de la acuicultura

Desde hace décadas se ha dado a conocer mediante  conferencias, publicaciones, programas y otras formas de comunicación, el efecto que el cambio climático está causando a nivel mundial en todos los sectores.

En el año 2007 fue publicado el cuarto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), en él se hacía referencia a las amenazas del cambio climático para la sociedad humana y los ecosistemas naturales, los mismos ya se habían convertido en asuntos de la más alta prioridad.

Si bien es cierto que la importancia del sector pesquero y de la acuicultura constantemente son infravaloradas, las consecuencias del cambio climático para dichos sectores y también para las comunidades costeras y ribereñas resultan un tanto difíciles de desconocer.

En simultáneo, las actividades pesqueras y acuícolas han llegado a contribuir a las emisiones de gases de efecto invernadero, aun cuando se trata de una forma que es relativamente atenuada ofreciendo algunas oportunidades para acciones de mitigación.

Desde lo local hasta lo mundial, el sector pesquero y de acuicultura han desempeñado funciones que resultan fundamentales en cuanto al suministro de alimentos, la seguridad alimentaria y la generación de ingresos. Al menos 43,5 millones de personas se encuentran trabajando de forma directa en este sector pesquero y en su gran mayoría estos viven en países en desarrollo.

Si a esto se le adiciona la cifra de quienes intervienen en las industrias afines como la de elaboración, comercialización, distribución y suministro, entonces nos encontramos con que este sector sostiene a cerca de 200 millones de personas. Los alimentos acuáticos cuentan con una elevada calidad nutricional, y además aportan en promedio del 20% o más en lo que respecta a la ingesta de proteínas animales per cápita a más de 1 500 millones de personas, quienes en su mayoría habitan en países en desarrollo.

Tales alimentos también son los productos que más ampliamente suelen ser comercializados y representan componentes esenciales de las ganancias de exportación de muchos de los países menos pudientes.

El sector pesquero cuenta con gran importancia para todos aquellos pequeños Estados que son insulares, ya que estos suelen depender de la pesca y la acuicultura a fin de poder suplir al menos el 50% de sus necesidades en lo relacionado con las proteínas animales. De acuerdo a las proyecciones, el cambio climático esta repercutiendo de forma amplia en los ecosistemas, las sociedades y las economías, incrementando la presión ya existente sobre los medios de vida y sobre el suministro de alimentos, en ellos se incluyen los alimentos provenientes del sector de la pesca y la acuicultura.

En cuanto a la calidad de los alimentos, este presentará un rol sumamente importante debido a que la presión a que se encuentran sometidos los recursos alimenticios ha de ser mayor, lo que determinará que la disponibilidad y acceso a los recursos pesqueros pase a ser una cuestión de desarrollo que es cada vez más crítica.